BERDEAGO ENERGY 2018. Capitulo II: Enfocar las acciones prioritarias encaminadas a la eficiencia

0
562

Bienvenidos al segundo episodio de la serie de artículos que tratan de relatar lo acontecido en el encuentro de la feria de sostenibilidad del Pais Vasco Berdeago. Para empezar, os invito a la reflexión que lance en el articulo previo: Las tendencias de la construcción en el contexto europeo para alcanzar los objetivos establecidos en minimizar los impactos de carácter medioambiental, parecen traer consigo una exigente carrera de carácter tecnológico.

¿Como afectan estos desplazamientos de la industria a los usuarios finales?

¿Cual será nuestro papel como técnicos involucrados en los proyectos de edificación?

Comienzo esta nueva entrada en hatza.info remarcando una afirmación que nos trasladaba el consultor de passivehaus Koldo Monreal de ONhaus en el taller practico impartido en el contexto de la feria. Gran parte de la industria de la construcción en España, se halla respecto a la realidad Europea, en un estado de desactualización autoinducida. Se traduce en que en la profesión nos encontraremos con empresas constructoras que lleva obrando una treintena de años de la misma forma y que cree que a pesar de la innegable evolución de otros muchos ambitos, su oficio apenas ha necesitado de cambios. Koldo nos presenta una realidad alternativa, una forma de construir mucho mas sofisticada, que requiere de mano de obra especializada, con una ejecución precisa y que busca utilizar materiales de la mejor calidad.

Ejecucion de obra nueva. Imagen cedida por Energiehaus

Lo que se persigue es diseñar y ejecutar unos cerramientos con las prestaciones necesarias para dotar a los edificios de una cualidad pasiva. Esto significa que los muros, cubiertas y suelos, que por sus caracteristicas combinadas con una geometría adaptada al clima del contexto, permitirán que el edificio tenga en su interior un ambiente confortable. Si se aseguran estas condiciones, que comienza por aplicar los conceptos básicos que os relataba en el artículo anterior, tendremos una necesidad muy reducida de instalaciones (tecnologias) para tratar este aire. Para que nos sirva de ejemplo en la charla que impartió la empresa IGARAN, podíamos conocer el caso de un bloque de viviendas que previo a las labores de rehabilitación, las diferentes familias que habitaban el edificio sufrian situaciones muy precarias en cuanto a la calidad del aire.

En el primer caso, los que intentaban mantener una temperatura de confort en la vivienda, consumiendo una elevada cantidad de energía, no permitían ventilar la vivienda abriendo las ventanas para evitar las consecuentes perdidas. Como consecuencia, la concentración de CO2 se triplicaba recurrentemente por encima de los niveles máximos. En el segundo caso, las personas que gozaban de una calidad del aire aceptable, era debido a que prescindían de calentar debidamente su vivienda y sufrían temperaturas medias de 14Cº.

La adecuación de la envolvente, que será el abrigo de nuestro edificio, tendrá un papel fundamental en el ahorro energético del edificio.

Edificio San Roque 32 Antes de ser rehabilitado. Fuente: Pagina web IGARAN
Edificio San Roque 32. Durante la colocación del SATE. Fuente: Pagina web IGARAN

Un concepto que se está extendiendo con relativa rapidez es el estándar Passivhaus. Para los nuevos con el término, es un concepto que tiene su origen en 1991 con el primer edificio que se construye bajo unos criterios muy bien definidos y que servirán como demostrador para dar origen al instituto privado que hoy en día es Passivhaus. Este ya se encuentra extendido a lo largo del mundo. Hablamos de unos criterios tan exigentes que consiguieron, para las condiciones climáticas del tipo continental que encontraríamos en Alemania, una demanda de 12kWh/m2año de calefacción. Para que nos hagamos una idea, un edificio estándar, hoy en día, presenta una demanda media 6 veces superior (80 kWh/m2año) en nuestro clima templado.

La entidad IGLU ENERGY SAVINGS fue la encargada en la feria de divulgar los principios en el que se basa la Passivhaus. “Se crea en respuesta al continuo agotamiento de materias primas y la preocupación ante la calidad del aire interior de los edificios”. Afirman que va mas allá de realizar edificios con muy poca necesidad energética y que aspira a crear edificios más saludables, confortables y sostenibles. Esto último abre un debate extenso que no se debe obviar y espero escribir con mayor profundidad más adelante.

Para cumplir el estándar, hablamos de unos valores de transmitancia máxima para los cerramientos de 0,15W/m2K y por lo tanto exige ir por encima de los ya bien establecidos 8cm de espesor del material aislante. También determina una demanda máxima de calefacción de 15kWh/m2año en obra nueva y 25kWh/m2año en rehabilitación.

Pero lo que realmente caracteriza el estándar es en introducirnos de forma rigurosa y cuantificable el concepto de la estanqueidad al aire de los edificios. Pudimos aprender esto de la mano de ONhaus en su taller practico.

Biblioteca Municipal Villamediana – Play Arquitectura – Iglu Energy Savings

Alcanzar a construir una casa bien aislada y hermética al aire exige una fuerte actualización en los procesos constructivos, y es aquí donde nos encontramos con esa falta de disposición en la que se encuentra gran parte del sector de la construcción: La colocación de las diferentes membranas que aseguran por un lado la estanqueidad al agua del exterior y los riesgos de condensaciones intersticiales y la correcta ejecución de uniones entre los diferentes elementos constructivos. En el taller pudimos comprobar in-situ que la calidad del material empleado es palpable entre marcas lideres y marcas blancas. Tal y como apuntaba al comienzo, la construcción esta encaminada a cambiar drásticamente los procesos con los que ha operado por muchos años.

Ampliando el foco, ante la creciente necesidad de actuar para prevenir el cambio climático y la degradación de los ecosistemas, podemos dar con eventos tan sonados como el encuentro anual del foro económico mundial, este año en Davos, que incluyen estos dos aspectos entre el listado de riesgos de mayor relevancia por quinto año consecutivo:

https://www.weforum.org/events/world-economic-forum-annual-meeting-2018/sessions/strategic-outlook-energy-systems

De nuevo como técnico especializado en el tema observo el papel desmesuradamente protagonista que tienen las tecnologías (y productos) de ahorro de energía y la sonada ausencia en estos debates de las medidas dirigidas al ahorro de la demanda. Como muchos compañeros que respeto reivindican, entre ellos varios participantes y ponentes de la feria, la mejor fuente de energía es aquella que puede ser evitada de ser consumida. Hay que intervenir prioritariamente, en la medida de lo posible, en aquellas acciones que reduzcan la demanda de energía.

Si aspiramos a los objetivos de reducción de los impactos ambientales nos enfrentamos a una situación de necesidad a alterar de forma drástica los requerimientos energéticos del edificio. Para alcanzar un escenario de edificios NZEB que permitan ser suministrado por fuentes de energía generadas en el área, deberíamos de acercarnos a un valor de consumo energético de 30kWh/m2-año. En la actualidad se estima que la cifra ronda por los 500kWh/m2-año en una área urbana, para un bloque de vivienda estándar de 10 plantas. En esta grafica, se ve de forma clara, el enorme esfuerzo y el cambio de perspectiva que requiere:

Para ir en esta dirección, tendremos que centrar los esfuerzos de los agentes involucrados: Instituciones, empresas y técnicos. Promocionando acciones dirigidas a la reducción drástica de la demanda. En mi opinión,  avanzar en este camino es la forma más eficaz de ajustar a un crecimiento sostenible la pujante apuesta del mercado de tecnologías de eficiencia energética y el uso de fuentes renovables de energía.

Gustuko? Hartu unetxo bat eta lagundu Iñaki Larrañaga eta Hatza.eus Patreon-en!

Leave a Reply

Gune honek Akismet erabiltzen du zaborra murrizteko. Ikusi nola prozesatzen diren zure erantzunen datuak.